Por qué tus anuncios no funcionarán sin una Landing Page: AIDA te lo explica

landing-page_aida

 

Ante las enormes posibilidades que ofrece internet de anunciar productos o servicios a miles de personas en cualquier parte del mundo, sin importar horarios y a precios bastante más bajos que en otros medios, es natural que llame la atención de pequeñas y grandes empresas que buscan exponerse en estos medios para obtener más clientes.

¿Cierto? en realidad no del todo. Al anunciarse en internet no solo se puede tener como objetivo conseguir clientes, al menos no de inicio.

Si bien la publicidad digital tiene ya varios años en el mercado, apenas comienza a usarse de manera ordinaria por las empresas. Ante esto, no es raro encontrar anuncios gratuitos o de pago, a los que el usuario interesado hace clic y lo lleva a una página genérica que no coincide con la expectativa que él tenía: encontrar información u ofertas sobre un determinado producto o servicio. Si el anunciante tiene suerte, el usuario explorará un poco con la esperanza de encontrar algo de su interés, para lo cual la oferta debe ser bastante interesante, de otra forma no dudará en abandonar el sitio sin mayor esfuerzo.

Esto sucede igual que cuando nos dirigimos a un cuarto de nuestra casa a buscar algo y al llegar allí olvidamos lo que estábamos buscando, si no hay nada que nos lo devuelva a la memoria pasaremos un rato tratando de recordar la razón por la que nos dirigimos allí.

Lo mismo pasa en internet, sobre todo ante la cantidad de información a la que estamos expuestos y la variedad de tareas que podemos realizar en ese entorno, la distracción es demasiada como para fijar en la memoria algo que no es primordial.

De modo que montar un anuncio en internet implica no solo poner cuidado en el anuncio mismo, el texto, las imágenes… si no que habrá que pensar en qué pasará después de que el usuario haga clic. Para ello te explicaré el modelo AIDA.

¿Qué es AIDA?

Es una palabra formada por las iniciales de los 4 momentos clave en el proceso de compra/venta. Estos son:

  • Atención. Llamar la atención del usuario es crucial. Si las personas ignoran el anuncio es obvio que nada más pasará.
  • Interés. El anuncio ha sido atractivo y llamó la atención del usuario. Ahora el mensaje debe tener una propuesta interesante que le despierte suficiente curiosidad como para hacer clic en él.
  • Deseo. Una vez que ha dado clic, es tu oportunidad para exponerle la oferta con todo detalle, motivarlo o intrigarlo un poco para despertar su deseo por lo que le ofreces.
  • Acción. Si se ha logrado despertar dicho deseo, es necesario aprovechar este estadío del usuario y llamarle a la acción sin titubear. Esta acción puede ser comprar, solicitar una cotización o suscribirse a una newsletter.

Es en estas dos últimas fases en que una landing page se hace necesaria.

Si quieres saber más sobre AIDA aquí te contamos otros detalles.

Pero,

¿Qué es una landing page?

Es una página en tu sitio hecha y diseñada especialmente para atender a ese usuario interesado en tu anuncio. Será el lugar al que lleguen después de hacer clic en él y donde deberá encontrar información sobre la oferta planteada. Como ves, su misión será despertar el deseo y llamar a la acción.

¿Debemos recordar qué pasa si el usuario llega a una página cualquiera de tu sitio, al home o al contacto? Muy sencillo, has perdido la oportunidad de exponerle con mayor precisión aquello que le ofreces.

Para que esto no suceda, debes recibir a tu cliente potencial en una landing page donde encuentre:

  1. Una oferta de valor, clara y específica. Entre más productos/servicios se ofrezcan en una misma página la atención se dispersa, sobre todo si se trata de ofertas muy distintas entre sí.
  2. Las características más sobresalientes, expresadas como beneficios tangibles para el usuario.
  3. Si es posible, testimonios de clientes previos que respalden la calidad de tu producto o servicio, así como calificaciones o fotos de gente usando el producto.
  4. Llamada clara a la acción con razones para actuar ahora y no aplazar la decisión.
  5. Botón a través del cual pueda ejecutar dicha acción, enviar un mensaje, descargar un recurso, abrir un formulario, lo necesario para alcanzar tu objetivo.

De esta forma habrás ayudado al usuario a encontrar lo que buscaba y tendrás la oportunidad de convencerlo para llegar al final del proceso. Tu anuncio será más exitoso.

También es importante que recuerdes que el primer paso para planear una campaña de cualquier tipo es plantear objetivos específicos, medibles y con límites temporales de esta manera podrás concentrar tus esfuerzos y presupuesto, así como tener mayor control sobre ellos para después analizar los resultados obtenidos.

¡Ojo! recuerda medir estos resultados constantemente.

Si pones en práctica esta información podrás aprovechar mejor los medios digitales. Cuéntanos tu experiencia, en qué te has atorado o si detectaste alguna oportunidad para mejorar tus anuncios.

Esperamos tus comentarios.

Deja un comentario